25 Minutos: 60€
50 Minutos: 110€
Carga erótica: Alta
Fijo: 910 274 979
Móvil: 655 793 337
Email: info@tantrausuaya.com
Lu. – Vi.:
10:30 – 22:00
Sá. – Do.:
11:00 – 21:00
Tantra Usuaya
C/ Padilla nº45, Escalera Derecha
Bajo B Madrid

El masaje Lingam es uno de los más conocidos actualmente porque proporciona un gran número de sensaciones muy placenteras para quien lo recibe, haciendo que sea un momento muy estimulante, sobre todo porque las profesionales que lo hacen no solo tienen experiencia sino cuerpos esculturales que harán que la experiencia sea única.

Lingam, mucho más que un masaje

En esta clase de masajes es importante que el hombre que lo va a recibir esté completamente relajado. Para ello se crea un ambiente intimista, en un espacio creado para este fin, para que el hombre se deje llevar por la experiencia erótica y sensual que está a punto de recibir.

En el masaje Lingam el hombre se tumba de espaldas sobre una camilla específica que eleva su torso y la cabeza, buscando conseguir la máxima comodidad. Él debe estar con las piernas separadas, dejando expuestos sus genitales. La masajista aplicará un lubricante específico con sus manos en la zona genital con mucha suavidad y comenzará el masaje en los testículos.

El hombre que recibe este masaje, experimentará sensaciones muy placenteras, tanto que en muy poco tiempo estará en erección, aumentando la sensualidad del momento. La masajista continuará haciendo su trabajo muy lentamente, pasando a acariciar el hueso púbico y también el perineo.

Algo que aumenta mucho el erotismo de este momento es que se recomienda que tanto el hombre cono la masajista mantengan su mirada, siendo un momento ideal para que ella comience a acariciar lo que es el cuerpo del lingam, variando tanto la intensidad como la presión aplicada y produciendo un gran placer y excitación al hombre.

El hombre debe seguir en la misma postura, respirando profundamente mientras ella irá cambiando de mano mientras presiona la base del lingam, deslizándola hacia arriba y hacia abajo, procurando repetir estos movimientos durante unos minutos.

Otra parte de este masaje tan sensual es cuando ella presionará la cabeza del lingam y la masajeará muy despacio y suavemente. En este momento tendrá que hacer gala de su experiencia y conocimientos, consiguiendo evitar la eyaculación del hombre, deteniendo la estimulación antes del momento del climax.

Una experiencia única para los hombres es cuando la chica masajee la zona del perineo, que se encuentra entre el ano y los testículos. Con una mano masajeará esta zona y con la otra acariciará suavemente el lingam, provocando el máximo placer al hombre.

Un punto importante de este masaje es que el hombre tenga la mente abierta y esté dispuesto a disfrutar al máximo. Si lo acepta, ella puede seguir el masaje de manera interna por el ano, con lo que conseguirá estimular al máximo la próstata mientras sigue acariciando el lingam, retrasando al máximo el momento del climax.

¿Aún no has probado esta experiencia?


CLICK PARA VERNOS EN VÍDEO